El hastío del quehacer

Por Gonzalo Fuentes

Hace un tiempo atrás nos juntamos con Sammy, un colega y amigo con el que compartimos estudios y la pasión por la Psicología y conversamos bastante sobre el fenómeno que estábamos viviendo desde distintos lugares: Las personas que se acercaban a los 40 años estaban hastiados de su ejercicio profesional y buscando cambiar o directamente abandonar sus trabajos y dedicarse a algo totalmente distinto.

La presiòn sobre la generaciòn millenial, sobre todos aquellos hijos de clase media que en nuestro paìs (Uruguay) vio un importante crecimiento entre 2006 y 2018, insistieron con la realización de carreras universitarias que se elegían cuando no con poca información, por descarte. Y los cientos y miles de jovenes que han postergado sus intereses por cumplir con una Carrera Universitaria que les asegurara o bien lo que sus padres habian logrado, o bien lo que no habian logrado por no culminar sus estudios, hoy se están encontrando con el aburrimiento y la apatía ante un quehacer profesional que no les conmueve, no los apasiona y no les interesa.

QUÉ ES LA MASA MADRE? - Panadería y repostería Pan y PiùEstos miles de millenials, ya hoy con 35 a 40 años, habiendo estudiado Contabilidad, Derecho, Ingeniería, Psicología o Sociología, se enfrentan a la disyuntiva de sentir que desperdician sus vidas en un trabajo que no les aporta pero les exige y mucho, o mandan todo al diablo y se dedican a lo que les gusta.

En nuestras consultorios hemos recibido varios de estos jovenes profesionales, soñando con una fabrica de cerveza artesanal, o un restaurante cerca de la costa de Autor, o una Panadería tradicional de Masa Madre u otros proyectos a veces mas personales y no tan estandarizados por las modas. Muchos buscan en maestrias y doctorados la posibilidad de adquirir conocimientos que los alejen del hastío, tomando caminos que otrora descartaron a la hora de decidir sus carreras.

No es sencillo enfrentarse al Sí Mismo laboral a esta altura de la carrera, cuando hay préstamos hipotecarios, hijos, créditos, viajes y proyectos que dependen de mantener el nivel de ingreso. Tampoco es sencillo enfrentarse a ir todos los días durante 9 o mas horas a un lugar al que no quieres ir, en el que no quieres estar y en el que las jornadas parecen siempre la misma, repetida hasta el cansancio.

Sobre este tema trabaja el artículo más abajo, realizado por Jennifer Liu para cnbc.com; la realidad es de EEUU, pero no es diferente a la que vivimos en nuestra región, este es un problema generacional y debería ser abordado con el asesoramiento adecuado.

Los invito a leerlo y seguiremos en la proxima entrega con algunos de nuestros casos en relación a esta sintomatología que opera sobre el Sí Mismo Laboral.

Casi la mitad de los millennials mayores desearían haber elegido una carrera diferente, lo que harían de manera diferente

Jennifer Liu

@JLJENNIFERLIU

A medida que los millennials comienzan a cumplir 40 años en 2021, CNBC Make It ha lanzado  Middle-Aged Millennials , una serie que explora cómo los miembros más viejos de esta generación se han convertido en adultos en medio del telón de fondo de la Gran Recesión y la pandemia de Covid-19, préstamos para estudiantes, salarios estancados y aumento del costo de vida.

A los 35 años, Kristen Alfenito lamenta que aún no haya comenzado su carrera.

Eso no quiere decir que no haya trabajado. Durante los últimos 16 años, ha tenido una serie de trabajos, comenzando con dos trabajos a tiempo parcial mientras asistía a la universidad de teatro musical. Luego, dice, le diagnosticaron cáncer, se retiró y se “resigno a trabajar en el servicio de alimentos o al por menor en el futuro previsible”. Hoy, Alfenito trabaja como cajero en una panadería en Morgantown, West Virginia.

Pensando en sus días universitarios, “desearía que alguien me hubiera ayudado a descubrir qué trabajos serían aplicables para mis intereses y pasiones, y qué tipo de título se requería realmente para eso, si lo hubiera”, dice Alfenito.

Muchos millennials mayores que ahora se acercan a la mediana edad se arrepienten significativamente de su carrera. Casi la mitad, 47%, dice que desearía haber elegido una carrera diferente cuando comenzaron, según una encuesta reciente de 1,000 adultos estadounidenses de entre 33 y 40 años, realizada por The Harris Poll en nombre de CNBC Make It .

Alfenito cree que los millennials, que este año tienen entre 25 y 40 años y constituyen el grupo de edad más grande en la fuerza laboral, fueron presionados para obtener títulos de cuatro años, y las montañas de deuda que pueden conllevar, sin saber siempre si existían. era una carrera viable al otro lado de la graduación.

A medida que los millennials mayores se acercan a las dos décadas en la fuerza laboral, es posible que sus roles y responsabilidades actuales no sean lo que imaginaron después de la escuela secundaria o la universidad. Hablamos con seis personas de diversos campos sobre lo que harían de manera diferente si pudieran comenzar de nuevo.

Un título en historia y pocas oportunidades laborales.

Para Lee Ruark, obtener un título en historia era parte del plan para comenzar una carrera, simplemente no sabía para qué quería usar su título. Se graduó de la universidad en 2007 justo cuando la economía comenzaba a hundirse en la Gran Recesión, y muchos trabajos que pensó en probar se fueron con la suya.

Pasó los siguientes tres años averiguando sus opciones, primero pensando en unirse al ejército hasta que su salud se lo impidió, luego tomó los exámenes LSAT con la intención de ir a la escuela de leyes. Casi se convirtió en oficial de policía antes de que finalmente se tropezara con la enseñanza suplente. Cuando descubrió una habilidad especial, se certificó para enseñar a tiempo completo con un enfoque en ciencias de la escuela secundaria.

Ruark, que ahora tiene 35 años y vive en Jeffersonville, Vermont, recuerda lo estresante que se sentía estar sin rumbo justo después de la escuela.

“Tenía ansiedad porque mis amigos estaban encontrando trabajo y yo los percibía como un gran éxito mientras que yo no”, dice Ruark. “Lo interesante es que, después de hablar de ello con ellos, me di cuenta de que todos mis amigos tenían la misma ansiedad por percibir los éxitos de los demás. Nos reímos de eso ahora, pero pensar en ello, [sentir ansiedad] fue una pérdida de tiempo y energía ”.

Si pudiera, dice Ruark, volvería a la época en que estaba en tercer grado cuando su madre, también maestra de escuela, le dijo que tenía un don para enseñar y lo alentó a seguirlo. Si hubiera escuchado en lugar de resistirse a seguir sus pasos, Ruark dice que podría haber estudiado mucho antes.

Why Insurance is a Great Career Choice for Millennials!

Un título en derecho de 170 mil dólares que no vale la pena

Algunos millennials dicen que las realidades financieras, especialmente vivir con préstamos estudiantiles, cambiaron la trayectoria profesional que eligieron. Como política de estudios superiores de la universidad, Brad Walters quería ser un asistente legislativo, pero al ver el bajo salario inicial de $ 30,000 en comparación con su deuda estudiantil de $ 60,000, se dedicó a la educación. “Te dice algo cuando la educación es la opción más lucrativa”, bromea.

Brad Walters comenzó una carrera educativa después de graduarse de la escuela de leyes Andrea Tappo

Dos años después, fue a la facultad de derecho y se fue con otros $ 170,000 en préstamos estudiantiles. Pero después de casarse, tener dos hijos y reevaluar su carrera, dejó la abogacía y regresó a la educación.

Vio que sus dos opciones eran convertirse en asociado en un importante bufete de abogados, que no le interesaba, o trabajar como abogado del gobierno o sin fines de lucro, pero decidió que la paga no valdría la pena por las largas horas y los pocos beneficios.

Trabajar en educación le ha brindado espacio para crecer y le ha permitido viajar mucho, incluso a Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y China. En medio de la pandemia, Walters, ahora de 34 años, consiguió un trabajo como administrador de una escuela internacional y se mudó con su familia a Incheon, Corea del Sur.

Walters dice que lamenta haber gastado tanto dinero para ir a la facultad de derecho y podría haberlo hecho sin la experiencia. 

No correr riesgos desde el principio

En Denver, Stephanie McCay, de 36 años, no tiene dudas sobre la carrera que eligió, pero lamenta estar tan cerca de casa. Fue contratada nada más salir de la universidad para trabajar en una firma de arquitectura, pasó los últimos 15 años construyendo su departamento de comunicaciones desde cero y ahora es su directora.

“Lo que más lamento es que tenía todos estos deseos de dejar Colorado e ir a Nueva York, y nunca los tuve”, dice. Al mismo tiempo, McCay, que está casada, tiene tres hijos y es propietaria de una casa, se pregunta: “Si me mudara, ¿habría tenido las mismas oportunidades o habría llegado tan lejos en mi carrera en otra gran organización? No sé.”

Si pudiera darle otra oportunidad, McCay dice que pasaría más tiempo como estudiante de último año de la universidad haciendo conexiones en Nueva York para intentar comenzar su carrera allí.

Permanecer en un mal trabajo por mucho tiempo

Celine Crestin, de 39 años, lamentó su carrera elegida hasta hace poco. Obtuvo un título en comunicaciones y comenzó su carrera trabajando en administración minorista, luego en administración para el gobierno federal, pero se sintió insatisfecha y luchó por pagar sus préstamos estudiantiles. “Luego me convertí en madre soltera y no pude hacer cambios profesionales arriesgados, ya que tenía pocos o ningún ahorro y muchas deudas”, dice. “No creo que mi título haya valido la pena”.

Si pudiera cambiar algo, dice Crestin, habría corrido mayores riesgos para tener la oportunidad de obtener mayores recompensas. Por ejemplo, “en lugar de vivir con miedo cuando perdí mi trabajo debido a la recesión en 2008, lo habría visto como una oportunidad para probar algo nuevo y arriesgarme”, dice. En parte debido a las responsabilidades familiares y el estrés financiero, “Entré en pánico y tuve varios trabajos con los que nunca fui feliz durante años”.

También habría sido mejor rodearse de personas más alentadoras y comprensivas “para motivarme y aumentar mi confianza para correr esos riesgos”.

En 2017, Crestin dio el salto para convertirse en agente de bienes raíces, y después de trabajar en dos trabajos durante dos años para llegar a fin de mes, ahora se gana la vida cómodamente con más flexibilidad entre el trabajo y la vida en su segunda carrera en Buda, Texas.

Un ‘boom’ laboral que no funcionó

Kristen Conley siempre supo que quería dedicarse al cuidado de la salud y en la escuela secundaria comenzó a leer sobre diferentes especialidades médicas. Encontró algunos artículos que proyectaban un auge en la demanda de radiólogos y se inscribió en un programa de imágenes médicas en una universidad privada. Pero en 2010, se graduó en un mercado saturado y tuvo problemas para conseguir trabajos. Insatisfecha con sus opciones, regresó a la escuela en 2017 para obtener la certificación para trabajar como tecnóloga médica, lo que implica recolectar y analizar muestras médicas en un laboratorio u hospital.

Ahora con 40 años, Conley trabaja como científico de laboratorio médico en St. Petersburg, Florida, con una especialidad en inmunohematología y bancos de sangre. Le encanta lo que hace en un campo que describe como “muy abierto” con espacio para crecer.

Si pudiera hacer las cosas de manera diferente, habría prestado menos atención al zumbido de la radiología y se habría concentrado en el trabajo estable de la tecnología médica. “No siempre crea lo que lee sobre una determinada carrera”, dice.

Cómo hacer cerveza artesanal paso a paso | The Beer Times™

Encontrando el camino

Si bien casi la mitad de los millennials mayores desearían haber elegido una carrera diferente al comenzar, los datos sugieren que han hecho que sus decisiones funcionen para ellos y son relativamente felices ahora. La mayoría, el 68%, está satisfecha con su trayectoria profesional actual, según la encuesta CNBC Make It / Harris Poll.

En cuanto a Alfenito, la cajera de la panadería, ella y su pareja aterrizaron recientemente en Virginia Occidental desde Los Ángeles, donde espera que el costo de vida más bajo la ayude a hacer mella en su deuda restante de préstamos estudiantiles.

Ella planea volver a la universidad para estudiar teatro, pero esta vez con énfasis en la enseñanza. “Lo que me apasionaba a los 19, todavía me apasiona hoy”, dice. “Pero ahora, voy con la intención de dar forma a las mentes del mañana”.

Select your currency
USD Dólar de los Estados Unidos (US)