Comenzamos con la Serie de Articulos vinculados a nuestro Seminario de Conducción y Adquisición de Habiliades Directrices 2021

(4 de noviembre 2021 en adelante, a cargo del Profesor Psic. Gonzalo Fuentes)

El Mundo del Trabajo ha cambiado pero paradojalmente los modelos de Liderazgo y la forma en que se conducen los Equipos de Trabajo parece estar anclada en el tiempo. Seguimos manejando las misma premisas y en todo caso han aparecido algunas “nuevas metodologías” en el área de la Tecnología para la coordinación de Trabajos en Equipo. Hacemos referencias a metodologías como Lean o las metodologías Agile y Scrum entre otras. Muchas personas nos acercamos a ellas buscando novedades en cuanto a Roles, cumplimiento de objetivos, manejo de carácteres dificultosos, falta de funcionamiento, chisporroteos en lo cotidiano, capacidad de respuesta cuando el equipo lo necesita y una gran cantidad de Problemas y Dificultades que enfrentamos día a día en la Coordinación de Equipos de Trabajo. Pero estas metodologías no son más que un par de conceptos y soportes tecnológicos online que organizan la producción en pasos secuenciales que las personas tienen que cumplir, o requieren que cada miembro del equipo asuma sus responsabilidades de forma completa y ayude a los demás cuando la tarea lo requiere. En definitiva, nada nuevo bajo el sol, los problemas con estas metodologías siguen siendo los mismos, con mejores vías de comunicación y líneas de trabajo que se multiplican pero generando siempre una ilusión de “control” sobre los procesos que no siempre es tal.

Ya tendremos tiempo de tocar los aportes y limitaciones de estas metodologías, pero no va a ser en este primer artículo. Aqui vamos a abordar el proceso inverso al que supondríamos para trabajar una nueva concepción de Coordinación y Liderazgo de los grupos o equipos de trabajo (ya trabajaremos tambien Grupo vs Equipo, impacto del teletrabajo o la Gig Economy y el Trabajo Líquido) que implica problematizar en funcion de las nuevas realiades el concepto de Coordinación y Liderazgo, lo que vamos a hacer es empezar a ver y a pensar, a través de articulos y de algunos videos, cómo está cambiando la perspectiva de lo que las personas aspiran y esperan del trabajo y cómo encontramos a los trabajadores, que serán quienes formarán nuestros grupos de trabajo, luego de estos casi 2 año de pandemia que llevamos en nuestras vidas.

Hoy nos toca adentrarnos en la realidad de trabajos que se perdieron y poco a poco se van re creando y sobre todo con personas que no volverán a trabajar como han trabajado anteriormente en su vidas, porque ha cambiado la forma de trabajo y el contexto, o porque directamente han tenido que cambiar de actividad. De esto trata el articulo que publicara el New York Times y que traducimos y compartimos como material de trabajo para nuestro Seminario.

 

Espero que lo disfruten

 

El futuro del trabajo debería significar trabajar menos

 

Por Jonathan Malesic

Con resoluciones enviadas por los lectores del New York Times

El Sr. Malesic es un escritor y ex académico, chef de sushi y asistente de estacionamiento que tiene un doctorado. en estudios religiosos. Es el autor del libro de próxima publicación “ The End of Burnout ”, del cual se adaptó este ensayo.

 

Hace una docena de años, mi amiga Patricia Nordeen era una académica ambiciosa, enseñaba en la Universidad de Chicago y hablaba en conferencias en todo el país. “Ser una teórica política era toda mi identidad adulta”, me dijo recientemente. Su trabajo determinaba dónde vivía y quiénes eran sus amigos. Ella lo amaba. Su vida, desde las clases hasta la investigación y las horas pasadas en los cafés del campus, se sintió como una conversación larga y fascinante sobre la naturaleza humana y el gobierno.

Pero luego comenzó a enfermarse gravemente. Necesitaba cirugías de fusión espinal. Tenía migrañas diarias. Se volvió imposible continuar con su carrera. Pasó por discapacidad y se mudó con familiares. Durante tres años tuvo frecuentes episodios de parálisis. Finalmente, se le diagnosticó un subtipo de síndrome de Ehlers-Danlos, un grupo de trastornos hereditarios que debilitan el colágeno, un componente de muchos tipos de tejidos.

“Tuve que evaluar mis valores fundamentales”, dijo, y encontrar una nueva identidad y comunidad sin el trabajo que amaba. El dolor crónico dificultaba la escritura, a veces incluso la lectura. Comenzó a dibujar, pintar y hacer collages, publicando el arte en Instagram. Allí hizo amigos y comenzó a colaborar con ellos, como una serie de 100 días de páginas de un cuaderno de bocetos (acuarelas abstractas, collages, estudios de flores) que intercambió con otro artista. Un proyecto como este le permite ejercitar su curiosidad. También “me da un sentido de validación, como si fuera parte de la sociedad”, dijo.

El arte no le da a Patricia la satisfacción total que le dio la academia. No ordena toda su vida. Pero por eso veo en él un esfuerzo importante, uno que cada uno de nosotros tendrá que hacer tarde o temprano: un esfuerzo para demostrar, a sí misma y a los demás, que existimos para hacer más que trabajar.

Necesitamos esa verdad ahora, cuando millones están regresando al trabajo en persona después de casi dos años de desempleo masivo y trabajando desde casa. El enfoque convencional del trabajo, desde la santidad de la semana de 40 horas hasta el ideal de movilidad ascendente, nos llevó a una insatisfacción generalizada y al agotamiento aparentemente omnipresente incluso antes de la pandemia. Ahora, la estructura moral del trabajo está en juego. Y con condiciones económicas favorables para el trabajo, los trabajadores tienen poco que perder si hacen demandas creativas a los empleadores. Ahora tenemos espacio para reimaginar cómo el trabajo encaja en una buena vida.

Nunca volveré a escuchar podcasts enfadados y a meditar mientras conduzco para lidiar con la frustración del tráfico. Ya no puedo soportar el impulso sin sentido. El trabajo ocurre donde sea.

JOSHUA CROW, 28 AÑOS

DISEÑADOR DE PRODUCTO, RICHMOND, VA.

 

Nunca volveré a ser el último padre en recoger a mi hijo de la escuela.

SASHA HOWELL, 42 AÑOS

ESTRATEGA DE MARKETING, PHOENIX

Nunca volveré a tratar frenéticamente de hacer todo en líneas de tiempo artificiales trabajando más en lugar de ser honesto sobre mis propias necesidades de salud mental.

KRISTAL JONES, 38 AÑOS

PROPIETARIO DE UNA PEQUEÑA EMPRESA, BOZEMAN, MONT.

 

Tal como está, el trabajo se encuentra en el corazón de la visión de los estadounidenses sobre el florecimiento humano. Es mucho más que cómo nos ganamos la vida. Así es como ganamos la dignidad: el derecho a contar en la sociedad y disfrutar de sus beneficios. Así es como probamos nuestro carácter moral. Y es donde buscamos significado y propósito, que muchos de nosotros interpretamos en términos espirituales.

Líderes políticos, religiosos y empresariales han promovido esta visión durante siglos, desde el decreto del capitán John Smith de que los holgazanes serían desterrados del asentamiento de Jamestown hasta la promoción del trabajo de los gurús de Silicon Valley como una actividad trascendente . El trabajo es nuestro mayor bien; “Haz tu trabajo”, nuestro supremo mandato moral.

Pero el trabajo a menudo no está a la altura de estos ideales. En nuestro disenso de esta visión y nuestra creación de una mejor, debemos comenzar con la idea de que cada uno de nosotros tiene dignidad, trabajemos o no. Su trabajo, o la falta de uno, no define su valor humano.

Esta visión es simple pero radical. Justifica una renta básica universal y los derechos a la vivienda y la atención médica. Justifica un salario digno. También nos permite ver no solo el desempleo, sino también la jubilación, la discapacidad y la prestación de cuidados como formas normales y legítimas de vivir.

Cuando los políticos estadounidenses hablan de la dignidad del trabajo, como cuando argumentan que los beneficiarios de la asistencia social deben estar empleados, generalmente quieren decir que solo cuenta si trabaja por un salario.

La pandemia reveló cuán falsa es esta noción. Millones perdieron sus trabajos de la noche a la mañana. No perdieron su dignidad. El Congreso reconoció este hecho, ofreciendo beneficios por desempleo sin precedentes: para algunos, un salario digno sin tener que trabajar.

 

Resuelvo hacer menos y disfrutar más.

EILEEN FIGEL, 58 AÑOS

PLANIFICADOR URBANO, CHICAGO

Decido recordar mis límites. ‘No’ es una oración completa.

AMANDA GRIMM, 41 AÑOS

ANALISTA DE NEGOCIOS, ST. PAUL, MINNESOTA.

Resuelvo intentar sindicalizar a mis compañeros de trabajo.

RICHARD GEISMAR, 70 AÑOS

FISIOTERAPEUTA, NUEVA YORK, NY

 

La idea de que todas las personas tienen dignidad antes de trabajar, o si nunca lo hacen, ha sido fundamental para la enseñanza social católica durante al menos 130 años. En ese tiempo, los papas han argumentado que los trabajos deben ajustarse a las capacidades de las personas que los ocupan, no a las métricas de productividad de sus empleadores. Escribiendo en 1891, el Papa León XIII argumentó que las condiciones de trabajo, incluidas las horas, deberían adaptarse a “la salud y la fuerza del trabajador”.

Leon mencionó que los mineros merecen “horas más cortas en proporción a que su trabajo sea más severo y perjudique la salud”. Hoy en día, podríamos decir lo mismo de las enfermeras o de cualquier trabajador cuyas limitaciones ordinarias, ya sea un problema de espalda o una condición de salud mental, hacen que un turno intenso de ocho horas sea demasiado para soportar. A Patricia Nordeen le gustaría volver a enseñar algún día, pero dada su salud en este momento, el trabajo a tiempo completo parece imposible.

Debido a que cada uno de nosotros es digno y frágil, nuestra nueva visión debe priorizar la compasión por los trabajadores, a la luz del poder del trabajo para deformar sus cuerpos, mentes y almas. Como argumenta Eyal Press en su nuevo libro, ” Trabajo sucio ” , las personas que trabajan en prisiones, mataderos y campos petroleros a menudo sufren daños morales, incluido el trastorno de estrés postraumático, en el trabajo. Esta realidad desafía la noción de que todo trabajo construye carácter.Habilidades Directrices Nov

El trabajo asalariado también puede dañarnos de manera sutil e insidiosa. El ideal estadounidense de una buena vida ganada a través del trabajo es “disciplinario”, según la filósofa política feminista marxista Kathi Weeks, profesora de Duke y crítica a menudo citada de la ética del trabajo moderna. “Construye sujetos dóciles”, escribió en su libro de 2011, ” El problema del trabajo “. Día a día, eso significa que sentimos la presión de convertirnos en las personas que nuestros jefes, colegas, clientes y clientes quieren que seamos. Cuando esa presión entra en conflicto con nuestras necesidades humanas y nuestro bienestar, podemos caer en el agotamiento y la desesperación.

Para limitar los efectos morales negativos del trabajo en las personas, deberíamos establecer límites más estrictos a las horas de trabajo. El Dr. Weeks pide una jornada laboral de seis horas sin reducción salarial. Y nosotros, que exigimos a los demás, deberíamos esperar un poco menos de las personas cuyos trabajos los agobian.

En los últimos años, el público se ha vuelto más consciente de las condiciones en las tiendas, supermercados, grandes almacenes y la nueva economía de las apps basada en los trabajos free-lance y precarios. Sin embargo, hemos confiado cada vez más en los Auxiliares de deposito y los conductores de Delivery durante la pandemia. Tal vez la compasión nos lleve a darnos cuenta de que no necesitamos la entrega instantánea de todo y que los trabajadores soportan el costo, a menudo invisible, de nuestra carne y aceite baratos.

La visión de menos trabajo también debe abarcar más ocio. Durante un tiempo, la pandemia se llevó innumerables actividades, desde cenas y conciertos hasta reuniones cívicas en persona y culto religioso. Una vez que se puedan disfrutar de forma segura, debemos reclamarlos como de lo que se trata principalmente la vida, donde somos plenamente nosotros mismos y aspiramos a la trascendencia.

El ocio es lo que hacemos por sí mismo. No sirve a ningún fin superior. Patricia dijo que hacer arte es a menudo “meditativo” para ella. “Si estoy tratando de dibujar una planta, realmente estoy mirando la planta”, dijo. “Estoy notando todos los diferentes tonos de color que tal vez no habría notado si no lo estuviera dibujando”. Su absorción en la tarea, la sensación del lápiz sobre el papel, “desenfoca el dolor”.

Nunca volveré a conducir para Uber. Es la definición de caos en innumerables formas. También es exactamente lo contrario de donde debería dirigirse el “empleo”.

BRUCE EPKE, 65 AÑOS

CONDUCTOR DE UBER, TIVERTON, RHODE ISLAND

Nunca volveré a estar separada de mis hijos de 10 a 11 horas por día mientras ellos viajan y asisten a la escuela y a programas extracurriculares mientras trabajo.

ANNA BOWEN, 48 AÑOS

EPIDEMIÓLOGO, ATLANTA

Nunca volveré a enviar correos electrónicos relacionados con el trabajo después de la cena o los fines de semana.

PHILIP PERDUE, 46 AÑOS

PROFESOR, TRYON, NC

Es cierto que la gente a menudo encuentra su trabajo significativo, como lo hizo Patricia en su carrera académica o como lo hice yo mientras trabajaba en este ensayo. Pero durante décadas, los líderes empresariales han llevado esta verdad obvia demasiado lejos, predicando que encontraremos el propósito de nuestras vidas en el trabajo. Es una narrativa conveniente para los empleadores, pero mire lo que realmente hacemos todo el día: para muchos de nosotros, si no nos estamos rompiendo el cuerpo, nos estamos ahogando en correos electrónicos triviales. Este no es el propósito de la vida humana.

Y para aquellos de nosotros lo suficientemente afortunados de tener trabajos que constantemente nos brindan significado, la historia de Patricia es un recordatorio de que es posible que no siempre tengamos ese tipo de trabajo. Cualquier cosa, desde un problema de salud repentino hasta los efectos naturales del envejecimiento o las condiciones económicas cambiantes, puede dejarnos desempleados.

Por lo tanto, debemos buscar un propósito más allá de nuestros trabajos y luego completar el trabajo a su alrededor. Cada uno de nosotros tiene un potencial ilimitado, un “genio” único, como lo llamó Henry David Thoreau. Creía que el trabajo excesivo había atrofiado el crecimiento espiritual de los hombres que instalaron el ferrocarril cerca de Walden Pond, donde vivió de 1845 a 1847. Vio el orgullo que sentían por su trabajo, pero escribió: “Ojalá, como ustedes son hermanos de mía, que podrías haber pasado mejor tu tiempo que cavando en esta tierra “.

Perseguir nuestro genio, ya sea en el arte, la conversación o el entrenamiento en un gimnasio de jiujitsu, nos despertará a “una vida más elevada de la que nos dormimos”, escribió Thoreau. No es el tipo de ocio, como el turismo gastronómico, que pone más trabajo a los demás. Es el ocio el que nos permite escapar del paso normal del tiempo sin recorrer un kilómetro. Las mañanas que Thoreau pasó parado en la puerta de su cabaña, “absorto en un ensueño”, escribió, “no fueron tiempo restado de mi vida, sino mucho más que mi asignación habitual”. Comparado con eso, pensó, el trabajo era una pérdida de tiempo.

 

Decido poner el trabajo en segundo lugar. Mi familia y yo somos lo primero a partir de ahora.

JACKIE KOLGRAF, 30 AÑOS

PRODUCTOR AUTÓNOMO DE CONTENIDO DIGITAL

NORTH EASTON, MASS.

Decido ser firme en mi decisión de irme a casa cuando me sienta mal y quedarme en casa o usar una mascarilla hasta que esté mejor.

MICHAEL BORGER, 26 AÑOS

GERENTE DE MANTENIMIENTO DE AERONAVES, TUCSON, ARIZ.

Resuelvo ahorrar más, y quedarme en un mismo lugar.

ANGELA MCCALLA, 60 AÑOS

TRABAJADOR DE FABRICACIÓN DE SERVICIOS DE SALUD, MURFREESBORO, TENN.

Dignidad, compasión, ocio: estos son los pilares de un espíritu más humano, uno que reconoce que el trabajo es esencial para una sociedad en funcionamiento, pero a menudo obstaculiza el florecimiento de los trabajadores individuales. Este espíritu sin duda beneficiaría a Patricia Nordeen y podría permitir a los estudiantes beneficiarse de su capacidad docente. En la práctica, esta nueva visión debería inspirarnos a implementar un ingreso básico universal y un salario mínimo más alto, turnos más cortos para muchos trabajadores y una semana laboral más corta para todos con salario completo. Juntos, estos pilares y políticas mantendrían el trabajo en su lugar, simplemente como un apoyo para que las personas dediquen su tiempo a cultivar sus mayores talentos, o simplemente a sentirse a gusto con sus seres queridos.

Es una visión que podemos abordar desde múltiples direcciones, acorde con la diversidad intelectual de Estados Unidos. El Papa Leo, el Dr. Weeks y Thoreau criticaron a la sociedad industrial por las tradiciones dispares, a menudo incompatibles, del catolicismo, el feminismo marxista y el trascendentalismo. Pero estuvieron de acuerdo en que debemos ver el valor inherente en cada persona y mantener el trabajo bajo control para que todos puedan alcanzar bienes superiores.

Estos pensadores no están solos. También podríamos inspirarnos en el argumento de WEB Du Bois de que los estadounidenses negros obtendrían derechos políticos a través del cultivo intelectual y no solo del trabajo implacable, o la opinión de Abraham Joshua Heschel de que el día de reposo del sábado “no es un interludio sino el clímax de la vida”, o el “ derecho a no trabajar ” defendido por la artista y escritora discapacitada Sunaura Taylor.

Se trata de subordinar el trabajo a la vida. “Una vida es lo que cada uno de nosotros necesita”, escribió el Dr. Weeks, y no se puede conseguir sin la libertad de la dominación del trabajo. “Dicho esto”, continúa, “uno no puede conseguir algo tan grande como una vida por sí solo”.

Eso significa que necesitamos un pilar más: la solidaridad, un reconocimiento de que tu bien y el mío están vinculados. Cada uno de nosotros, cuando interactuamos con personas que hacen su trabajo, tiene el poder de hacerles la vida miserable. Si estoy sobrecargado de trabajo, es probable que te sobrecargue. Pero lo contrario también es cierto: tu compasión puede evocar la mía.

Al comienzo de la pandemia, exhibimos las virtudes que necesitamos para hacer realidad esta visión. La salud pública nos obligó a poner límites al trabajo de muchas personas y a ayudar a quienes perdieron su empleo. Demostramos, imperfectamente, que podíamos hacer que el bienestar humano fuera más importante que la productividad. Nos solidarizamos unos con otros y con los médicos y enfermeras que lucharon contra la enfermedad en el frente. Limitamos nuestros viajes a la tienda de comestibles. Intentamos “aplanar la curva”.

Cuando la pandemia cede pero la amenaza que significa el trabajo para nuestro desarrollo no lo hace, podemos practicar esas virtudes nuevamente.

Select your currency
USD Dólar de los Estados Unidos (US)